La aplicación AR de IKEA es tan fascinante como defectuosa

La aplicación AR de IKEA es tan fascinante como defectuosa

No hay nada peor que hacer un viaje de un día a IKEA y ensamblar un mueble solo para descubrir que no encaja exactamente donde esperabas que fuera o que realmente no encaja con el resto de la habitación.

El gigante sueco de muebles espera cambiar eso con su nueva aplicación, IKEA Places, que utiliza realidad aumentada (AR) para mostrarle cómo se ven los muebles (digitales) en su habitación antes de comprarlos. Si has jugado Pokemon Go , entonces ya estás familiarizado con el concepto, excepto que la aplicación de IKEA se centra en estanterías en lugar de Charizard virtual .

Con la esperanza de ahorrarnos un viaje, probamos la nueva aplicación de IKEA basada en Apple ARKit. Así es como funciona.

Paso 1: Configura tu habitación

Para descargar la aplicación IKEA Place, necesitarás un teléfono con iOS 11 de Apple (usé un iPhone 7 Plus). descarga la aplicación gratuita , será recibido por un chatbot sueco que lo guiará a través de unos sencillos pasos para configurar su entorno.

aplicación ikea place ios ar

Una vez que le dé permiso a la aplicación para usar su cámara, se le pedirá que escanee su habitación. Simplemente apunte su cámara hacia el suelo hasta que vea aparecer un montón de puntos amarillos en su pantalla. Cuando la aplicación termine de trazar el mapa de su lugar, se lo dirigirá a la interfaz principal, que cuenta con tres botones circulares. El de la izquierda te permite tomar una captura de pantalla de lo que estés mirando, el del medio te permite navegar por el catálogo de muebles de IKEA y el botón derecho te lleva a la configuración.

En general, la configuración es simple siempre que tenga una conexión a Internet estable. Desearía que los íconos fueran un poco más claros, pero al menos la interfaz es limpia y no intrusiva. Hubo algunas ocasiones en las que la aplicación tropezó al escanear, especialmente en entornos con poca luz, así que tenlo en cuenta.

Paso 2: poner muebles digitales en su hogar

Después de presionar el botón central +, fui llevado al catálogo digital de IKEA donde los muebles estaban esperando que los probara. El catálogo es fácil de navegar y está lleno de más de 100 artículos con nombres extraños. Me sorprendió gratamente cómo está todo organizado. Puedes elegir por categoría (sillas, escritorios, iluminación, etc.), colección, mirar todos los productos o buscar una pieza en concreto.

aplicación ikea place ar

Una vez que elegí un mueble, un simple mueble de TV llamado Hemnes, apareció una imagen en la pantalla de mi iPhone 7 Plus. Allí, en nuestra oficina, había una convincente versión digital de los muebles de IKEA. Si bien no lo confundiría con un centro de entretenimiento 'real', el escritorio cobró vida con colores realistas y una resolución decente. Al acercarme a él, pude ver más detalles, como la veta de la madera y la forma general de las perillas.

Aquí hay algunos otros artículos que coloqué en nuestra oficina.

aplicación de realidad aumentada ikea place

aplicación ikea place ar

aplicación de realidad aumentada ikea place

Mientras deambulaba torpemente por mi lugar de trabajo actuando como si perteneciera a HGTV, empezaron a aparecer algunos de los defectos de IKEA Place.

Primero, lucha con la escala. Los muebles aumentaron de diminutos a gigantes a medida que los movía por nuestro espacio de oficina, lo que hacía imposible determinar qué tan grandes podrían verse en persona. Incluso encogí una silla para que quepa en el escritorio de mi compañero de trabajo (lindo, claro, pero no útil).

aplicación ikea place ar

Y aunque la aplicación te permite rotar muebles, no te permite inspeccionar todas sus piezas. Por ejemplo, no había forma de que pudiera ver el interior de los cajones de un escritorio o averiguar si los cojines de un sofá eran de doble cara.

Pero esos pequeños escrúpulos no le quitaron la emoción y la utilidad genuina de ver una representación precisa de un producto sin poner un pie dentro de una tienda.

¿Truco o el futuro?

A pesar de sus limitaciones actuales, me inclino hacia el futuro. La aplicación hizo exactamente lo que se supone que debe hacer: permitirme ver cómo se ven los muebles de IKEA en mi hogar sin gastar un centavo (incluso si no siempre fue a escala).

Deberá perdonar a IKEA por las limitaciones inherentes de la RA. Una imagen digital no puede decirle la calidad o la artesanía de un producto, y tendrá que mover físicamente sus muebles existentes para ver cómo se ven los artículos nuevos en su lugar. Y, por supuesto, una imagen en su teléfono inteligente no le permite probar la comodidad, por lo que aún deberá dirigirse a la tienda si desea comprar algo como un sofá o una silla.

Pero IKEA va por buen camino. ¿Basaría mi decisión de compra en lo que puedo ver en la aplicación? Definitivamente no. Pero no dudaría en usarlo para comprobar si un mueble encaja con el resto de mis cosas o mostrar a mis amigos las emocionantes posibilidades de la realidad aumentada.