3 días en Camming Con, la primera convención de camgirls del país

3 días en Camming Con, la primera convención de camgirls del país

Advertencia: Este artículo contiene material sexualmente explícito que puede ser NSFW.

Si alguna vez ha navegado por Internet en busca de pornografía, y seamos sinceros, si está leyendo esto en Internet, lo ha usado para navegar en busca de pornografía, es probable que haya visto un anuncio emergente con un joven núbil. mujer tendida detrás de la pantalla de su computadora portátil, o guiñando un ojo tímidamente en una ventana emergente. Esta, en caso de que no lo supieras, era una camgirl.

Probablemente te hayas preguntado qué estaba haciendo. Probablemente también se haya preguntado por qué lo estaba haciendo, o quién la estaba mirando, o si sus padres sabían o no de sus actividades extracurriculares. Probablemente también te hayas preguntado si realmente era real.

Estoy aquí para decirte que ella es real. Lo sé porque la conocí, o más bien a muchos de ellos, en persona en Camming Con , la primera convención del país dedicada a los modelos de cámaras y sus fans. Las camgirls no encajan en ninguna categoría en particular: son gordas, delgadas, blancas, negras, rubias y morenas; son estudiantes, madres, chefs, diseñadores gráficos y activistas. Algunos de sus padres no tienen idea de lo que están haciendo; algunos de ellos lo hacen, y están totalmente interesados.

Sin embargo, hay dos cosas que todas las camgirls tienen en común. La primera es que todos están ganando dinero. Si bien la industria tradicional para adultos se está marchitando gracias a la prevalencia de sitios de transmisión de videos gratuitos como Pornhub y la piratería de pornografía, el negocio de las cámaras web interactivas para adultos está floreciendo. Según una estimación, está aportando una aproximadamente $ 1 mil millones en ingresos anuales.

La otra cosa que todas las camgirls tienen en común es que la mayoría de ellas nunca se han conocido, y mucho menos a los fanáticos que regularmente gastan cientos de dólares para conversar con ellas todas las noches, en persona.

Eso cambió la semana pasada en la convención de tres días, celebrada en Miami Beach, Florida. Organizada por el productor Clinton Cox, el promotor Dade Sokoloff y la modelo de PlayboyTV Stacey Havoc, Camming Con fue impulsada por una pregunta básica: ¿Qué pasaría si los artistas de cámara y sus fans conocieron a IRL?

'Imagínese si ha estado haciendo una cámara con alguien durante cinco años y finalmente lo conoce en persona. Nadie sabe qué va a pasar ', me dijo Cox hace unos meses. 'Es Internet. Es el Salvaje Oeste. Nadie sabe lo que va a pasar '.

Esto es lo que pasó.

Día uno

Camming Con se encuentra en el Eden Roc Hotel, un resort justo al lado del famoso Fontainebleau en Collins Avenue en Miami Beach. En el registro, un grupo de mujeres de mediana edad profundamente bronceadas me entrega una bolsa de botín de Camming Con que consiste en un bolígrafo, algunos paquetes de Chiclets, una gorra de béisbol con el logotipo de Camming Con inscrito en ella y un volante de algo llamado JobsforHotPeople.com, que suena como un directorio de servicios de acompañantes, pero es literalmente un sitio de trabajos para gente atractiva. (Más tarde me encuentro con el fundador de esta organización y le pregunto qué pasa si solicitas un trabajo y no tienes calor. 'Te pegamos en la parte de atrás con mala iluminación y esperamos lo mejor', dice. Es justo.)

Me conducen al área de recepción de modelos en el segundo piso, que es amplia y está lujosamente decorada en tonos de rosa bebé y blanco. Una de las primeras modelos de cámaras en llegar a la convención es Frankie Zee, una entusiasta fumadora mentolada morena de 26 años con tatuajes de stick'n'poke en los muslos. Está saltando como un títere de calcetín, mirando periódicamente al océano.

De buenas a primeras, aprendí dos cosas increíbles sobre Zee: 1) Nunca había visto el océano antes, y 2) condujo hasta aquí desde su pequeña ciudad en Iowa con su madre. Zee, una ex mocosa del ejército, ha estado haciendo cámara durante aproximadamente un mes, después de dejar su trabajo como gerente de hotel. Se va a mudar a Arkansas para estar con su novio y se pone poética sobre la diferencia entre las montañas de Montana y Arkansas.

Zee es extremadamente efusiva y atribuye su éxito como camgirl a su personalidad 'burbujeante y ardiente'.

'Les doy a los chicos el infierno', dice. 'No aguanto su mierda como algunas de las otras chicas'.

También lo atribuye a su manía, que le permite tener cámara durante largos períodos de tiempo. Camming, me dice más tarde, es una industria apropiada para las personas con neurosis. 'Me doy cuenta de que todos estamos increíblemente ansiosos', dice. 'De lo contrario, ¿por qué nos quedaríamos en casa y trabajaríamos desde nuestras habitaciones todo el tiempo?'

Subo las escaleras con Zee hasta el ático, donde se lleva a cabo uno de los primeros paneles de la serie de tres días de Camming Con. Es un seminario sobre seguridad en Internet, dirigido por los cofundadores de Camming Con Cox (que se asemeja a una versión de bolsillo de Jon Favreau) y Havoc, el modelo de cámara antes mencionado que se parece un poco a un Wiccan en las vacaciones de primavera. El panel está codirigido por Platinum Puzzy, una artista de BBW (Big Beautiful Woman) que dirige su propio estudio de cámaras BBW.

La seguridad de los artistas es obviamente un problema extremadamente urgente para los modelos de cámaras, que a menudo transmiten desde sus hogares y tienen que lidiar con fanáticos obsesivos. Platinum habla de un fan que la rastreó desde su actividad de registro en Foursquare. Las redes sociales, dice, son un 'arma de doble filo'. Los artistas intérpretes o ejecutantes, como cualquier otra persona, usan las redes sociales para ganar nuevos fanáticos, pero si no desactivan la configuración de ubicación, 'una imagen inofensiva que envíes podría revelar mucha información sobre ti que quizás no quieras que se revele'.

Hay mucha discusión general sobre la importancia de mantener separadas tu vida privada y la de artista cuando estás con un cliente.

'Muchas de estas chicas no saben esto', dice Alexa Johnson, una rubia llamativa con un vestido de verano a cuadros que trabaja para Playboy Live, la plataforma de cámaras de Playboy. “Muchas de estas chicas, piensan, él es mi amigo ahora, pero no es tu amigo. Este es tu asunto '.

“Y muchos de estos tipos se convierten en Capitán Save-A-Ho”, agrega Platinum. 'Empiezan a pensar que te están salvando de tu vida en la cámara, y una vez que te han abierto, te darás cuenta de que están, ya sabes, dentro'.

Me encuentro con Johnson más tarde en el área de recepción modelo, después de una comida insatisfactoria de pasteles de cangrejo de $ 19 y salsa de mango en el bar del hotel. Me dice que es psíquica y me atrae para poder leer mi palma. (“Eres compasivo y también muy triste”, lo cual no es necesariamente inexacto). Parece muy sensible, y también está bien en sus copas en este momento.

Johnson tiene 28 años y es de un pequeño pueblo de Minnesota, donde vive con su hija de 3 años. Tiene un título en cocina y sueña con abrir un camión de comida mexicana, pero se ha mantenido a sí misma haciendo cámaras para Playboy Live durante los últimos dos años.

“Escribe esto: lo que me metió en esto es que amaba tanto a mi hija. Y esa es la razón por la que hago esto ', me dice. “Hice felices a 400 personas con la comida. La paga no era lo suficientemente buena. Una vez que tuve a mi hija, solo quería más dinero para darle todo lo que quería '.

Con copas de champán en el salón de modelos, mientras las otras modelos de cámara se mueven en lencería y disfraces de conejitos esponjosos, Johnson me cuenta más sobre su vida. Aunque es demostrativa y amigable con las otras modelos, atrayendo a perfectos extraños para besos y abrazos, dice que no le gusta estar en la industria de las cámaras.

“Lo femenino es muy difícil para mí”, dice. “Soy lo opuesto a la mayoría de estas chicas porque soy un marimacho y no me encuentro bonita, y no trato de ser mejor que nadie. Solo soy yo, eso es todo. Quiero un jardín. Quiero ser una anciana. Quiero cuidar de todos de nuevo '.

Otra mujer, una reclutadora rumana para otro sitio web de cámaras, se une a nosotros. La conversación se vuelve un poco más ligera, se habla de salir a fumar cigarrillos y darse un chapuzón en la piscina en topless del hotel, pero luego rápidamente regresa a su punto de partida.

“¿Me odio a mí mismo? No ”, dice Johnson mientras echamos hacia atrás las copas de champán. “¿Siento que puedo hacer mucho más? Sí.'

Día dos

Es el Día de la Industria, la parte de Camming Con donde las modelos asisten a seminarios instructivos y presentaciones de afiliados de cámaras. Me preparo para escuchar una serie de historias de sollozos sobre camgirls que trabajan 16 horas al día, fanáticos espeluznantes y familias separadas.

Escucho historias de terror sobre cosas que a los artistas se les pide que hagan regularmente frente a la cámara. Comer semen en varias formas es muy importante, y muchas solicitudes son simplemente extrañas: una chica me dice que en su primer día, un chico “me pidió que tomara, como, un baño de una hora, y luego quería que hiciera magdalenas en la cocina '. (Ella dijo que no: 'Pensé que era extraño. Además, no tenía huevos').

Pero aparte de eso, rápidamente me doy cuenta de que Johnson es una minoría. La gran mayoría de las modelos femeninas que conozco (así como algunos modelos masculinos) disfrutan mucho más de la cámara, mucho más de lo que probablemente disfrutas tu propio trabajo (o cualquier otra cosa en tu vida). Y no es difícil entender por qué: tú haces tus propias horas. Mantienes tu propio horario. Y si eres realmente bueno, puedes ganar miles de dólares por unas pocas horas de trabajo, todo sin cambiarte el pijama.

Las motivaciones detrás de las cámaras son tan complejas y variadas como las propias chicas. Algunas personas, como la camgirl y la representante de formación de artistas de Cam4, Nikki Night, consideran la cámara como una herramienta para el empoderamiento personal y sexual. Night entró en la industria poco después de un divorcio complicado.

'Pasé de un matrimonio en el que todo lo que hacía estaba mal, a todo lo que hacía era atractivo', me dice. “[Antes de la cámara], ni siquiera usaba una camisa de manga corta porque estaba cohibida por mis brazos. Ahora, no me importa una mierda quién ve qué y cuándo. Es simplemente esta increíble libertad '.

El secreto para lograr esta libertad, dice Night, es construir su propia marca y transformarse en una 'personalidad de Internet'. 'En el momento en que te conviertes en un cuerpo con un consolador, simplemente alguien que dice 'dame dinero, dame dinero, dame dinero', eso es todo', dice. 'Tienes que pensar en ti mismo como una estrella, y la forma en que respondes a tus fanáticos es un poco de tu polvo de estrellas, y los fanáticos que participan en tu sala se convierten en mini estrellas como resultado de eso'.

Otros disfrutan de la cámara no solo por el factor de poder de las estrellas, sino porque encuentran que el trabajo sexual independiente es más satisfactorio psíquica y financieramente que un trabajo 'real' entre comillas.

'Me siento valorada en el trabajo que estoy haciendo ahora, porque establezco mis propios valores', me dice Diana Hemingway, una escort trans, dominatriz y modelo de cámara que anteriormente trabajó para una importante organización de salud pública relacionada con el VIH / SIDA. “Establezco el valor de mi tiempo y lo que estoy dispuesto a hacer por mi tiempo. No tengo un jefe mirándome y diciendo: 'Para mí, solo vales $ 14 la hora, pero no creemos que vales tanto, así que vamos a despojarlo de sus beneficios. . 'Afirma mi valor de trabajar tres, cuatro, cinco, seis horas a la semana y ganar tanto dinero en esas cuatro horas como lo hice trabajando para la empresa que no me valoraba adecuadamente ”.

A otros simplemente les gusta tener sexo por dinero frente a la cámara.

'La mayoría de las veces, no se siente como un trabajo', admite Casey, un modelo de Streamate que habitualmente hace cámaras en solitario y con su novia. 'Es como, diablos, sí, $ 100 por quitarme la camisa. Gano $ 200 para que me chupen la polla. Si porfavor y gracias.'

Parte del atractivo de la cámara sobre otras formas de trabajo sexual es la falta de interacción en la vida real con los clientes. Mientras que otros trabajos pueden requerir el intercambio de fluidos corporales, o al menos un interés fingido en el intercambio de fluidos corporales, la cámara no requiere tal contacto físico con elementos desagradables del mundo exterior. Incluso si nunca ha estado remotamente interesado en hacer trabajo sexual de ningún tipo, es difícil negar el atractivo de un trabajo cuya descripción finalmente se reduce a una línea de asunto de reenvío de correo electrónico en cadena: “Hágase rico rápidamente haciendo prácticamente nada. '

La mayoría de los artistas de cámaras, sin embargo, serían los primeros en decirte que la cámara está lejos de hacer absolutamente nada. Lo primero que me viene a la mente es Little Red Bunny, que a menudo se ha promocionado como ' Reina de las Camgirls ”Y podría decirse que es el actor de cámara más famoso de la convención. (Aquí hay estrellas del porno con un mayor reconocimiento de nombre, pero mi impresión es que tienden a mantenerse separadas de los actores de la cámara, solo hacen una aparición durante las fiestas y los encuentros y saludos. A menudo se discuten pero rara vez visto.)

Desde que ganó el premio AVN 2014 a la chica favorita de la cámara web (la primera vez que la entrega de premios para adultos incluía una categoría de este tipo), Little Red Bunny ha sido elogiada por llevar la cámara a la corriente principal, o al menos a la corriente principal de la industria para adultos. Las otras chicas en la convención la tratan con respeto, si no con absoluta deferencia. En un momento, una chica que había visto anteriormente gritando y bebiendo champán se acerca a ella con la cabeza inclinada y la voz suave, como un estudiante talmúdico acercándose a su Rebe.

Little Red Bunny también es el más cauteloso en cuanto a compartir datos personales. Todo lo que dirá sobre su vida antes de la cámara es que era una 'estudiante', lo que estudió, no lo dirá, y que se crió en Nueva York (aunque su acento, como muchos han señalado anteriormente, es muy claramente galo). Pero quién es y de dónde viene no importa tanto como la personalidad que se ha construido para sí misma, como una sirena de la era de la Prohibición que se retuerce, se desliza y gira sobre sus sábanas de satén al ritmo del jazz y la bossa nova.

Cuando comenzó en 2009, en la plataforma de cámaras LiveJasmin, “la mayoría de la gente estaba un poco estática en el chat gratuito. La gente estaba escribiendo y acostada de lado luciendo sexy, mostrando un poco el trasero ”, me dice. “Pero yo estaba como, 'No puedo quedarme ahí mirando a estas personas mirándome mirándolos. Eso sería tan malditamente aburrido. Están esperando algo '.

Esto la llevó a desarrollar su espectáculo en su encarnación actual, que se puede describir mejor como un acto del Cirque du Soleil con clasificación X. Ella Baila. Ella se estira. Ella ajusta su tanga con un tacón de aguja. Ella pone sus piernas detrás de su cabeza y desliza un tapón anal dentro de ella, tan casualmente como uno tomaría un sorbo de agua. Es sorprendente y, a veces, parece demasiado trabajo. Pero también es muy sexy.

'Tiene un ambiente', me dice Conejita Roja. “Lo que los miembros me dicen todo el tiempo es que este es un espectáculo artístico. No esperaba esto de un programa de cámara '.

Little Red Bunny afirma que pasa habitualmente de 12 a 14 horas al día frente a la cámara. La mayoría de las chicas con las que hablo durante el fin de semana dicen que pasan entre cinco y seis horas como máximo, o 'solo cuando tengo ganas de ir de compras', como me dice una modelo de Playboy Live. Ella hace esto, dice, para poder estar con sus fans en varias zonas horarias. Es la mujer más trabajadora en el negocio de las cámaras, el James Brown de la pornografía interactiva en línea.

Para Little Red Bunny, todo ese trabajo duro finalmente ha dado sus frutos: no dice cuánto gana por sus programas, pero un reportero especuló que podría estar bien en las seis cifras, así como una suma incalculable para LiveJasmin, el plataforma con la que ella cams. Pero este éxito obviamente ha tenido un precio. Le han pirateado su computadora y ha tropezado con los hilos del foro con los llamados 'fanáticos' que se jactan de cómo obtuvieron su información personal.

Más tarde, me encuentro con Little Red Bunny fuera del hotel. Me dice que cuando empezó con LiveJasmin, fue acosada por un fan que entraba a sus habitaciones todos los días contando hacia atrás hasta su muerte: “Cinco días antes de que te dispare en la cabeza, cuatro días antes de que te rompa enfrentar en.' Llegó al punto, dice, 'en el que no dejaría mi apartamento durante siete días'. Rogó a LiveJasmin por detalles de seguridad, pero al parecer no hizo nada, citando una política de privacidad del usuario. Esto fue en 2010, antes de los reconocimientos y premios.

La seguridad no es la única área donde los sitios de cámaras pueden fallar en el desempeño. También está la cuestión de cuánto control tienen los estudios y sitios populares como LiveJasmin, My Free Cams, Streamate y Cam4 sobre los medios de vida de sus artistas. La mayoría de los sitios web y los reclutadores de sitios web toman un porcentaje de las ganancias de sus artistas a cambio de manejar su backend y atraerles tráfico a través de la exposición de la página principal. Si no tiene una configuración de cámara propia, puede pasar por un estudio, que a menudo requiere un corte adicional y requiere un horario más estricto y menos negociable. En el transcurso del fin de semana, escucho números entre el 35 y el 50 por ciento; Casey y su novia Lydia, la pareja que trabaja principalmente en Streamate, me dijeron que el sitio web se lleva el 75 por ciento de sus ganancias.

Teniendo en cuenta que los artistas de cámaras son esencialmente contratistas independientes sin sindicato, red o sistema de apoyo del que hablar, el tema de la explotación de las camgirls es extremadamente urgente. La enorme comisión que la mayoría de los estudios reciben de sus artistas ha llevado a algunos artistas a dejar los sitios de cámaras y trabajar de forma independiente, ofreciendo programas en plataformas como Skype.

“La verdad es que los proxenetas [propietarios de sitios web] han matado a la industria”, me dijo a través de Skype Amanda 36C, una artista veterana que bloguea regularmente sobre sus frustraciones con la industria. (Amanda no asistió a Camming Con, y dijo que le parecía 'espeluznante, si me preguntas', la idea de que los artistas de cámaras conocieran a sus fans en persona). 'Estafaron a millones de clientes [así como a] las chicas, y continúan hazlo '.

Amanda dice que las plataformas de transmisión también engañan a los fanáticos al facturarles el doble o el triple, o al grabar los programas de los artistas y facturarlos como contenido en vivo. Luego, los clips se cargan en sitios de tubo gratuitos, lo que saca dinero de los bolsillos de los artistas.

Lo que mantiene a los artistas en sitios como LiveJasmin y Streamate, en lugar de plataformas independientes, parece ser preocupaciones de seguridad, según Nikki Night, quien regularmente entrena de 45 a 60 “estudiantes” camgirl en un foro abierto en Cam4. Si bien no niega que se sabe que tanto los fanáticos como los sitios web de cámaras menos legítimos suben programas de artistas, no está de acuerdo con la sugerencia de que los artistas podrían obtener mejores resultados si fueran independientes, y dice que hacer programas en Skype plantea serias amenazas de seguridad para los artistas.

'Skype, para mí, es una de las cosas más tontas que puedes hacer', dice. 'Si alguien te paga a Skype con una tarjeta de crédito robada, o te enteras más tarde de que es una tarjeta de crédito robada y te golpean con fraude, o si la transacción se realiza en PayPal, ahora tienen tu nombre real, tu dirección de correo electrónico real , ellos saben cosas sobre ti ... La gente es suplantada constantemente, y hay muchas posibilidades de fraude '.

Día tres

Al igual que la gran mayoría de los otros modelos de cámaras con los que hablo, Night también tiene una postura firme en contra de que los artistas se reúnan con sus fanáticos en persona, lo cual es algo irónico, considerando que ella y sus colegas han venido a la convención con ese propósito. Ella dice que solo conoció a un fan en persona, una vez, y no fue una experiencia positiva. Pero ella piensa que en realidad fue peor para el fan que para ella.

'De hecho, matas la fantasía de tu fan', dice. 'Si te involucras demasiado personal o emocionalmente, estás matando la fantasía por la que te pagan'.

¿Pero dónde están los fans? Es algo que le pregunto a todos los modelos de cámaras y a todas las figuras de la industria que conozco durante los primeros días de la convención. Todo el mundo es identificable por una etiqueta en su insignia (yo soy 'prensa', los modelos son 'modelos') y hasta el tercer día, incluso los modelos más consolidados dicen que aún no han conocido a ningún fan. Sin embargo, veo un montón de tipos corpulentos de seguridad, que pasean fuera de cada panel y evento para asegurarse de que nadie se acerque demasiado a las modelos.

Uno de los guardias de seguridad con los que hablo, que también trabaja como detalle en los conciertos, dice que no espera que eso suceda.

'Esta es una multitud muy diferente', me dice. 'Los aficionados se portan mejor'.

Después de la convención de fanáticos, escuché lo contrario de otro guardia de seguridad, quien dijo que tuvo que sacar a algunos fanáticos por pedir casarse con las modelos y decir que sabían dónde vivían. Pero aparentemente, en promedio, el tipo de hombre que pagaría $ 40 por masturbarse y hablar de sus problemas con su esposa es mucho menos propenso a la violencia obsesiva que el tipo de hombre que intentaría llegar al backstage de un concierto de Cher.

No es hasta el tercer día de Camming Con que conozco a mi primer fan: Mr. Balls, un tipo de TI de veintitantos años que irrumpe en un panel fascinante, aunque por lo demás poco concurrido, sobre práctica legal y seguridad en Internet. (Nota al margen para los modelos de cámaras: no reproduzca una canción de Drake durante sus programas de cámaras, de lo contrario, usted y su sitio web podrían ser demandados por infracción de derechos de autor).

El Sr. Balls, su nombre de pantalla oficial de cámara y también su nombre de usuario en Twitter, es un infante de marina que trabaja en TI y está destinado en el extranjero. Es corpulento y profundamente bronceado, con el pelo muy corto y deltoides cómicamente grandes; también tiene un tatuaje de una carita sonriente en el escroto, que no duda en mostrarme al final de nuestra entrevista. Lleva un galón gigante de agua en una riñonera y come verduras crudas durante nuestra entrevista.

El Sr. Balls comenzó a trabajar en cámara hace unos años, mientras vivía en el cuartel como infante de marina. 'Muchos trabajos que he tenido me han puesto en situaciones de vida extrañas en medio de la nada, y ahora mismo estoy en una isla de tipos solitarios y cachondos', dice. “Necesito una salida. En este momento, mi salida está activada '. Cuando comenzó a frecuentar camgirls, dice que gastaba más de $ 8,000 al año en propinas y charlas privadas; ahora, dice que el número ha bajado a alrededor de $ 100 a $ 300 por mes.

Le pregunto por qué prefiere la cámara a la pornografía a la masturbación. 'Me cansé de ver a un tipo follar a una chica y estrangularla y abofetearla y mierda, mientras yo estoy sentado aquí masturbándome', dijo. 'No tiene ningún aspecto interactivo'. Y no solo se masturba con las chicas en sitios de cámaras . Habla con ellas y con sus otros clientes sobre todo, desde la música hasta la situación actual en Ucrania, sobre la que habla regularmente con chicas de webcam de la región: “Están diciendo que no crean lo que escuchan, es una guerra, es una violación del derecho al voto de las personas, es una vergüenza para la democracia. No los culpo por enojarse '.

Si bien la descripción del Sr. Balls de hablar de geopolítica con mujeres a las que les paga para masturbarse puede sonar extraña, concuerda bastante bien con lo que otros artistas de cámaras me han dicho sobre sus propias relaciones con sus fanáticos. “Algunos chicos pagan horas solo para hablar”, me dice Casey. 'Solo necesitan la interacción'.

Su amiga Bianca, una camgirl que también actúa con su novio en Streamate, me dijo que tiene un cliente que perdió las piernas en un accidente automovilístico, quien le cuenta sobre su depresión. 'Él me dijo: '¿Seguirías pasando el rato conmigo aunque tenga malas piernas?', Y yo respondo:' ¡Por supuesto, amigo! Odio caminar. Me sentaré en tu regazo y lo desplegaremos. Tenemos estacionamiento para discapacitados, obtuvimos el primer lugar en las montañas rusas ', me dice. 'Estos tipos, no son espeluznantes. Solo necesitan a alguien con quien hablar '.

Al principio, el Sr. Balls parece caer en esta categoría. Parece afable, si no solo y excéntrico, muy lejos del tropo de fanáticos espeluznantes que respiran por la boca de los que he oído hablar a las modelos durante todo el fin de semana. Pero hay ocasiones en las que dice cosas que me hacen entender por qué una mujer con la que interactuó en línea estaría aterrorizada de conocerlo en persona. Dice que seguridad le pidió que dejara a las modelos solas en una fiesta la noche anterior. Dice que ha sido expulsado de numerosos sitios de transmisión, incluidos Streamate y Naked.com, porque el administrador 'se puso celoso' de su relación con una modelo. Y menciona, de improviso, gastar miles de dólares para volar a Praga para visitar a una de sus modelos favoritas, solo para descubrir que 'no pudo ponerse en contacto con ella' cuando llegó allí, porque el sitio había bloqueado su IP.

Es difícil decir hasta qué punto el Sr. Balls es consciente de cómo se comporta conmigo o cómo se comporta con los modelos. Pero cuando le pregunto si cree que tiene una oportunidad con las modelos en la vida real, si esta fue la razón por la que voló a Miami para Camming Con, dice que no. 'Tengo mis favoritos que espero con ansias ver en la cámara y saludar, pero como todo, se desvanece después de un punto', dice. “Todos somos seres humanos. Todos queremos contacto físico '.

Con este fin, ha comenzado a alejarse de la cámara, iniciando sesión en Backpage.com para encontrar acompañantes para contratar. Pero claramente siente una conexión con las mujeres que ha conocido en línea. Cuando le pregunto con quién está más emocionado de conocer, menciona a Alexa Johnson, la rubia que conocí el primer día. Él la animó a exhibir su arte, que muestra a sus clientes en la cámara.

'Las personas en los sitios de cámaras, son personas reales y también están viviendo sus vidas', dice. 'La gente no se da cuenta de que el mundo no es solo su sala de estar'.

El último día de Camming Con, hay una fiesta en E11EVEN, un club nocturno en South Miami que parece ser frecuentado casi exclusivamente por turistas, niños menores de edad con polos y mujeres con implantes mamarios por los que probablemente deberían demandar. E11EVEN es parte de un club nocturno estándar, parte de un club de striptease, por lo que bebemos vodka Red Bulls mientras vemos mujeres en tangas de platino girando sobre hombres de negocios de vientre grande, mientras una bailarina rubia extremadamente pulida desciende de una cuerda de seda en el techo.

Mientras veo a las modelos de cámaras que miran el show de piso en E11EVEN, pienso en lo que dice Frankie sobre los otros miembros de su industria: que todos tienen ansiedad social de una forma u otra, de lo contrario probablemente no estarían haciendo lo que hacen. . También pienso en Little Red Bunny, que pasa de 12 a 14 horas al día charlando con sus fans en línea, bebiendo vino tinto en un corpiño y bailando al ritmo del jazz y riendo con extraños virtuales hasta altas horas de la noche.

En E11EVEN, nadie parece sufrir ningún tipo de ansiedad, social o de otro tipo. Nadie parece preocupado por perder cuatro días de trabajo para la convención, o ganar suficientes propinas para cuidar a sus hijos, o evitar la atención no deseada de los fanáticos enloquecidos. Aquí, están en su elemento, riendo, bebiendo y acicalándose en el espejo del baño de mujeres, con la cabeza echada hacia atrás y los cuerpos retorciéndose en la oscuridad; aquí, en Camming Con, todos son estrellas, y nosotros somos solo las personas que reciben un poco de ese polvo de estrellas.

Foto vía CammingCon / Instagram